NuevaGaia  

SANACION RECONECTIVA
 >>Notas & Reflexiones
 

  Nuestra Naturaleza - por Federico Acosta

Nuestra naturaleza

En segundo año de la facultad alcancé un conocimiento que me perturbo e hizo conciente de mis límites y posible discapacidad para buscar aquello que verdaderamente me hace bien.

En la materia neurofisiología el profesor nos contó el caso donde en un laboratorio a un roedor, de África u otro lugar -no era un simple roedor- se lo exponía a un estimulo toxico, pero él por estar capacitado para reconocer como bueno al color amarillo, porque en su hábitat natural sus alimentos eran de ese color, no dejaba de comerlo a pesar de que después pasaba horas revolcado por el tremendo dolor que le producía a su estomago.
Esto es lo que se llama aprendizaje incondicionado. Es algo que se acepta incondicionalmente y esto lo condiciona a una respuesta.
En este caso el pequeño roedor estaba condicionado a la idea de que lo amarillo era bueno para el y esto lo cegaba a la verdadera realidad de sus efectos nocivos. No tenía la capacidad de asociar aquel tremendo dolor con su alimento. Solo se dejaba guiar por sus sentidos externos y no por sus sensaciones internas. Esto no le permitía encontrar/percibir una clave que lo salve de ese aprendizaje tan dañino. Al tiempo en uno de esos experimentos murió.

En verdad esa pobre criatura estaba condicionada para no buscar la vida. Y buscaba incondicionalmente su muerte. Este conocimiento despertó muchas dudas y hasta horror cuando llegue a comprenderlo en toda su dimensión.
¿Y si el hombre era igual a ese pequeño roedor, y si yo ahora estoy alimentándome de algo que me esta produciendo un daño imperceptible?
¿Y si estoy buscando la muerte, cuando en verdad creo estar buscando la vida?
¿Me doy cuenta de esto?

Aquel refrán de que "no todo lo que brilla es oro" dejo de ser un simple grupo de palabras inocentes y se desplegó en toda su comprensión y dimensión para mi. Ahora era una ley, no solo un dicho popular. Una ley para una cierta naturaleza, que también era la mía.
Entonces: ¿estamos equipados para gozar o para sufrir, para buscar la vida o buscar la muerte? ¿Porque sufrimos?
A partir de este punto quiero ofrecerte algunas respuestas.
Y aquí siempre empezamos a recorrer un laberinto, el de la búsqueda de respuestas, pero no temas.

Starter/ Largada:
¿Existía algún tipo de inteligencia en aquel pequeño ser que lo hiciera ver mas allá de sus sentidos físicos?
¿Existe en el hombre?... Para mi tranquilidad supe inmediatamente que si, que el hombre es un ser inteligente al menos eso me enseñaron desde pequeño.
Pero que es y cual la función de la inteligencia. ¿La usamos en verdad?

La palabra inteligencia es una herencia de nuestros hermanos los romanos, y significa leer entre. Es decir ver los espacios en blanco, ver lo que no se ve con los sentidos físicos, ver mas allá de lo que vemos.
Comprender lo que esta en el medio, lo central. Es la capacidad de completar y trascender la mirada del mundo físico. Quizá si el pequeño roedor hubiese leído lo que le decía su cuerpo no hubiese sido tanto su sufrimiento y no hubiese muerto de ese modo.
El sufrimiento no es lo mismo que el dolor. El dolor es algo que le sucede al cuerpo, el sufrimiento al alma. Es la incomprensión del dolor físico y por esto su negación lo que lo lleva a permanecer y fortalecerse al dolor físico. Esto lleva al hombre sin saberlo a crear el sufrimiento.
El hombre crea su sufrimiento. Se que suena fuerte pero así es.
Este es el mensaje entre líneas que debes aceptar.

Al no aceptar el dolor del cuerpo creas el sufrimiento de tu alma. Tú permites el dolor de tu alma al no diferenciar lo que es natural de las cosas. La naturaleza del ser no es perecer ni sufrir, es sentir, la naturaleza del cuerpo es sentir pero también perecer y el dolor es un signo de ello.
Pero nosotros lo tomamos y hacemos nuestro y decimos que nos sucede a nosotros cuando en verdad le sucede a una parte de ti porque así funciona la naturaleza física. En verdad simplemente debe suceder así y no es culpa de nadie, sí, eres tú el responsable del sufrimiento aunque todavía no lo comprendas.
A eso que llamas dolores del alma, sea una perdida, una muerte (ausencia física), una separación, yo te pregunto ¿perdida de que, separación de que, ausencia de que?
Es la incomprensión de algo que sucede a nivel físico y tu identificación profunda con él lo que te lleva a crear tu sufrimiento. Sufrimiento que te causas al no aceptar el dolor de tu cuerpo y su naturaleza perecedera.

Bajo este mismo principio de incomprensión se regia la conducta y percepción de aquel pequeño roedor que iba hacia su muerte. Una percepción reducida solo a su naturaleza corporal.
No comprender nuestra naturaleza nos lleva a su destrucción. Se que no es fácil, pero así están dadas las cartas del universo y aunque aun no lo comprendes todo tiene una explicación.
El dolor siempre deja un mensaje, una enseñanza, es eso lo que debes aprender a ver entre líneas.

No te condiciones como el pequeño roedor a tu cuerpo. El dolor tiene por fin liberarte y hacerte crecer porque cuando más aprendes mas te liberas de tu cuerpo y cuando más liberado estas de él menos será tu dolor, pero si tú no aprendes sufrirás.
Como un niño que una y otra vez va hacia el fuego hasta quemarse y después llora. Toda herida abierta conlleva dolor en su cura. Los dolores que experimentas en tu cuerpo son las curaciones que necesita tu alma para fortalecerse mas y mas ya lo veras, ya lo sentirás.

Este mensaje solo de este modo puede ser comprendido. La aceptación del dolor es una de las lecciones mas duras que nos cuesta aprender pero su aprendizaje te llenará de abundancia y mucho gozo que te permitirá conseguir todo aquello que hoy en tu mente "física" ves como imposible.

Entonces para ver y comprenderte ve más allá de tu inteligencia física, ve mas allá del cuerpo y sus carencias no te guíes por su inteligencia finita y caduca, sino por la inteligencia del sentir interior.

Esto es la iluminación. Que es un camino abierto para todos, un derecho para el que estás capacitado. Pertenece a nuestra naturaleza verdadera y no acceder a la iluminación que es un estado de inteligencia/conciencia es una discapacidad del hombre aún pegado a su cuerpo.

La mayor discapacidad que puedes padecer no es física sino espiritual.
Conoce tu naturaleza y te liberaras de todas las formas de la muerte.

Ahora ya comprendes aquello que nos reveló Jesús...

"La verdad los hará libres"

Autor: Federico Acosta


Los contenidos de este sitio pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.nuevagaia.com
Sitio hecho por www.caminosalser.com