NuevaGaia  

SANACION RECONECTIVA
 >>Notas & Reflexiones
 

  ARIES Y EL MISTERIO DE LA CRUZ - por Isabella Di Carlo

ARIES Y EL MISTERIO DE LA CRUZ

Desde el punto de vista energético el año no comienza el 1 de Enero sino con el comienzo de Aries. Él es el primero de los 12 signos y es también el primero de los Tres Festivales Mayores, esta cualidad, la de la fuerza del inicio, la del dinamismo es una de las que le caracterizan de forma preponderante. Nada más lejos de este significado que la idea de muerte asociada a la semana santa, la cruz y la crucifixión. El significado verdadero de la cruz es aún un misterio para muchos de nosotros, tenemos cruces en las iglesias, en los cementerios, las llevamos en colgantes y pulseras, realizamos sobre nuestro pecho el "signo de la cruz" pero con frecuencia el significado real aún permanece sin desvelar. La cruz es la materia, ella tiene cuatro estados, cuatro elementos y la cruz los representa, ellos son: tierra (el cuerpo físico) agua (el cuerpo emocional) aire (el cuerpo mental, el intelecto) y  fuego (el alma y el espíritu) que corresponden a los cuatro temperamentos definidos por Hipócrates y estudiados aún en la actualidad (sanguíneo, nervioso, linfático y bilioso).

Nosotros creemos que la crucifixión es algo que Le ocurrió a Cristo en pasado, pero lejos de ser así, nos ocurre a nosotros aquí y ahora, estamos crucificados y la tarea que Aries representa, su oportunidad es la resurrección. Cada vez que el espíritu entra en un cuerpo humano el misterio la muerte y la resurrección de Cristo sobre la cruz se repite en presente

La muerte es la identificación con la materia, el olvido de nuestra naturaleza esencial. La resurrección es el proceso de liberarse gradualmente, liberarse es sinónimo de conocerse, conocerse es trabajar con uno mismo en los diversos aspectos de nuestra naturaleza, llegar a adueñarnos de nuestra cruz. En otro términos puede decirse que la tarea es la de trabajar con el cuerpo físico, las emociones y la mente desde el fuego del alma, transmutando lo inferior, (los vicios) en virtudes, valores eternos, (comunes a todas las tradiciones espirituales) de forma tal que la personalidad se torna magnética y la luz y el amor del alma pueden descender a ella.

En Aries las energías de la Resurrección están presentes, son liberadas y se encuentran disponibles. La Semana Santa cae algunas veces en Marzo y otras en Abril, siempre en Aries, Cristo Resucitó un domingo de Luna Llena en el mes de Aries y la Iglesia fija la Semana Santa colocando el domingo de Pascua como el domingo más inmediato al plenilunio de Aries. Sin embargo las enseñanzas religiosas omiten hablar de Aries y con ello se pierde la esencia misma del evento.

En el 2009 la Luna Llena será el Jueves Santo, energéticamente hablando el "domingo de Resurrección" es el jueves 9 de Abril 16.56 hora española. 

 

ARIES Y PASCUA DE RESURRECCIÓN
 


La esencia radica en celebrar en presente la resurrección y no en pasado. La Resurrección no es algo que Él protagonizó por nosotros, Él lo hizo primero, abrió el camino, nos sostiene, nos atrae magnéticamente hacia Si, pero nosotros debemos seguirLe. SeguirLe lejos de suponer mantener una tradición, rememorar un proceso, implica ser protagonistas de ese proceso. Las energías que posibilitan la resurrección están presentes ahora, cada luna llena de Aries y no sólo entonces, en aquel viernes hace dos mil años. Veamos el orden implícito para comprender mejor que ocurrió entonces y que ocurre en cada Luna Llena de Pascua y así poder participar del sentido real del proceso, consciente, activa, inteligente voluntariamente.

Toda muerte anuncia la renovación de la vida, el símbolo de la Pascua son los huevos, representan la necesidad de que un cascarón duro se rompa para que nazca la vida tierna y nueva, el polluelo. Es el mismo símil en el caso de la oruga, resucita y se convierte en mariposa; y la semilla es también una tumba donde la vida permanece enterrada hasta el momento en que el Angel de la Primavera viene a liberarla haciéndola brotar.

Eso es verdad todos los años en Aries pero lo es más en este período de gran crisis pues desde el 2008 hasta el 2012 la muerte y resurrección son el arquetipo a considerar a gran escala y lo seguirán siendo hasta el 2025. Que así sea lejos de resultar una tragedia es constituye una oportunidad sin precedentes, un verdadero privilegio y también una gran responsabilidad. Que muchas personas comiencen a meditar hará que esta fase de gran transición que la humanidad vive se desarrolle con menor sufrimiento y que los cambios maravillosos que nos esperan lleguen antes.  

La energía liberada en Aries permite construir puentes entre  un reino y el otro, entre un hombre y otro, entre la personalidad y el alma o incluso entre la personalidad y la Tríada Espiritual. El fuego de Aries toca directamente los reinos inferiores y los reinos que están más allá de lo humano, pero a veces encuentra ba­rreras muy difíciles de franquear al tratar de llegar a la humanidad.  Son muchos los seres humanos que aún viven en una pesada nube de inercia, espejismo e ilusión, esto causa varios trastornos en los diversos planos (físico, emocional y mental) que se expresan como proble­mas de salud, problemas sociales, nacionales o internacionales, contaminación en el cuerpo del planeta y diversos grados de disturbios.

El efecto de los grupos que meditan es hacer accesibles las cualidades benéficas derramadas cada mes para todos, por tanto meditar es un poderoso trabajo de servicio, poderoso porque es eficaz, silencioso y transformador. Podríamos decir que la nota de Resurrección va más allá de ser la esencial del signo y es también la clave de todo el proceso, la clave de la vida misma. Vivir si se está en contacto con lo superior es un viaje de permanente transformación, de permanente redención, de cambio y expansión constante.

Vivir es morir y renacer o no es vivir.
Vivir requiere morir al no ser, soltar, desapegarse, renunciar;
vivir requiere pasión, compromiso, entrega, un amor capaz de darlo todo. 

El concepto de Resurrección sintetiza las dos líneas de acción fundamentales: la del amor y la de la voluntad. En la Resurrección se aúnan  la construcción y la destrucción, el cambio y la permanencia de aquello que no puede cambiar; aquello que aguarda y eventualmente se manifiesta en todo su esplendor. La resurrección es la liberación dinámica por amor. En Aries,  el Poder de la Voluntad del Primer Rayo se encauza a través de la Jerarquía, el centro del corazón del planeta, y allí se transforma en Amor que Resucita, tal es la oportunidad.

¿CÓMO EMPLEAR LAS ENERGÍAS DE ARIES EN NUESTRO DESARROLLO?
 

Al ser el primer signo en Aries comienza el desarrollo del yo, un yo sano es imprescindible para todo logro armónico, sea a nivel que sea. Se pueden obtener éxitos espectaculares sin un yo sano, pero ni serán armónicos, ni llevarán a la felicidad, ni tendrán la salud como resultado a largo plazo. Si nuestro yo no está aún suficientemente desarrollado la energía dinámica de Aries es un excelente impulso para comenzar a liberarnos de las dependencias excesivas de nuestro entorno. Quizás podamos tomar decisiones de emprender un trabajo real al respecto y si requerimos ayuda buscarla. Aceptarnos tal y como en verdad somos es condición indispensable para el proceso, regir la verdad, ponernos excusas, postergar, sólo nos lleva a perder el tiempo, el tiempo es vida. Si nuestro yo es demasiado fuerte también estamos ante un problema, existe el peligro de que cristalice, que pierda flexibilidad, permeabilidad y capacidad de fertilizarse del entorno, de dar y recibir adecuadamente. Si eso ocurre nos volvemos prisioneros de nuestro yo., no estamos abiertos a nuestros semejantes ni a la irradiación de nuestra alma. En el mes de Aries podemos derribar los muros que en errónea autodefensa hemos erigido a nuestro alrededor.

Lo esencial es el nacimiento del verdadero yo, esa es la resurrección, lograr una identidad basada en sentirnos valiosos por aportar lo que de verdad somos. Cuando eso ocurre no necesitamos competir, podemos compartir. Cuando eso ocurre no necesitamos agradar a todos sino ser fieles a nosotros mismos, a nuestro sentido interior de lo justo, de lo noble, de lo bueno sabiendo que después de todo nunca llueve a gusto de todos.

Otra faceta esencial de Aries es que se ve especialmente favorecido el trabajo del correcto pensar. El pensamiento erróneo es aquél que está desconectado de la mente universal, del propósito de toda la creación, aquel que no va en la dirección del bien, de la verdad. Examinar nuestros motivos, nuestras palabras, los efectos de nuestros comentarios sobre otros y nuestros procesos mentales con todo cuidado, es una tarea que trae grandes frutos si se realiza correctamente. Es recomendable tener un diario espiritual y tomar notas de las observaciones, grandes descubrimientos pueden hacerse durante este mes.

Cuando "la llama" en el corazón del hombre no se alimenta, no se carga, él   pierde la conexión con el Fuego único, en otras palabras no logra sincronizar su ritmo con el latido del Corazón cósmico. En Aries tenemos la oportunidad de volvernos a sintonizar con el Corazón cósmico, de volver a encender nuestro fuego.  "Para un hom­bre es una real tragedia no lograr alinear su cora­zón con el ritmo del Corazón cósmico, porque el corazón es el dis­tribuidor de la conducta recta, de las relaciones rectas, del equilibrio, de la compasión y la percepción intuitiva. En el momento en el que un corazón pierde el ritmo del latido cósmico, el hombre pierde el escudo de la bondad, la belleza y la verdad" Torkom Saraydarian.

Por último se dice que el fuego de Aries nos ofrece "un suelo ardiente", ello refiere a un trabajo purificatorio; el fuego tiene un poder transmutador  la energía disponible de primer rayo que cumple con la faceta de destrucción necesaria en la resurrección, en el nacimiento de un nuevo orden. En Aries podemos como en ningún otro momento elegir una limitación sobre la que trabajar para vencerla, es un tiempo propicio para desapegrnos del no yo. Resucitar es emerger de la tumba del no yo, del no ser, de as identificaciones erróneas sea en el plano físico, el emocional o el mental; resucitar es avanzar en grados de libertad, de consciencia, de belleza. Resucitar es alinear la personalidad con el alma y eventualmente el alma con el espíritu para ser el Ser que somos en verdad.

 

RAYOS DE ARIES

Primer Rayo: El es la energía ígnea de la Voluntad. Su empuje permite dirigirse hacia la meta apartando, o si es preciso destruyendo cualquier obstáculo que se interponga en el camino. En Pascua se regalan huevos, la destrucción del cascarón rígido, de la capa externa que encierra la vida, es una bella imagen de lo que a nivel profundo ocurre en presencia de la influencia del  primer rayo. En este momento - los días que van de la Luna Llena de Aries a la de Tauro - como en ningún otro instante del año tenemos disponible la energía dinámica que permite al ser liberarse de sus falsas identidades, de sus máscaras, del miedo, la rigidez, el desaliento, la depresión y toda forma cristalizada de la energía. 

Si se medita con la adecuada actitud, esta energía puede utilizarse para quemar todas las formas de pensamiento, todas las modificaciones mentales que están contra el bien supremo de la humanidad y son los obstá­culos de nuestro progreso espiritual. 

El Segundo Rayo es el Amor- Sabiduría, lo que Cristo encarnó con total perfección. El Amor se derrama sobre todos los hombres en Pascua ya que la energía de la Voluntad de Dios encauzada a través de Cristo, se manifiesta como Amor que Resucita.

El Cuarto Rayo permite alcanzar la armonía conciliando los opuestos, da claridad de visión, permite acceder a la intuición y se manifiesta como voluntad de armonizar. La intuición se manifiesta cuando el espejo de la mente se abre y se imprimen en ella, imágenes, ideas nuevas, completamente originales de gran nivel de síntesis, hermosura  y verdad.

Séptimo Rayo: Favorece el servicio gru­pal, sacrificio grupal, orden, ritmo y manifestación. Esta energía puede quedarse en el nivel del ritual,  o puede usarse para acrecentar el espíritu del servicio sacrificado, para organizar nuestra personalidad y nuestra vida social en armonía con el Plan divino. El séptimo rayo tiende el puente entre espíritu y materia, permite a través del orden que la manifestación se de de forma correcta y creadora. 

Sexto Rayo tiene el poder de de "atraer la mente del hombre hacia el ideal". El idealismo, la devoción, así como el sacrificio individual son característicos del sexto Rayo. El sacrificio puede ser como lo vemos en las celebraciones de Semana Santa el de cargar con cien kilos a hombros llevando durante seis horas el paso, rememorando con ello la vida de Cristo, llevando la imagen de de una Virgen como homenaje. El sacrificio puede ser honrar a la Virgen no en una imagen, sino obrando como obraron ellas. Respondemos a diferentes niveles unos y otros, a diferentes niveles en diferentes momentos de nuestra vida, estamos a tiempo de ascender de nivel hoy, ahora. La respuesta puede seguir siendo rememorar la vida de Cristo o puede ser seguirle en vivo y en directo aplicando Sus enseñanzas.

 

BIBLIOGRAFÍA EMPLEADA
Obras Completas -  Alice Bailey
Sinfonía del Zodíaco - Torkom Saraydarian
Notas de Luz - Santiago Rojas
Web Sabiduría Arcana.
El Arbol de la vida - Aivanov.

NOTAS
(1) Para aquellos lectores que deseen un texto completo sobre el trabajo de Meditación de Luna Llena recomendamos encarecidamente el libro de Torkom Saraydarian LA SINFONÍA DEL ZODÍACO. Para quienes deseen un enfoque de una psicología orientada al alma  sugerimos: SER TRANSPERSONAL  de Roberto Assagiolli; EL ARTE DE SER UNO MISMO  de Jorge Carvajal y VALORES QUE CURAN de Isabella Di Carlo los dos últimos de Anahata Ediciones: anahataediciones.com

Para quien desee profundizar en el concepto de Resurrección y en la vida de Cristo recomendamos la obra de Alice Bailey DE BELÉN AL CALVARIO es de una profundidad simplemente incomparable.

(2) Es especialmente importante para los grupos de meditación en España estar conscientes de la nota clave del séptimo rayo, ya que el país tiene el séptimo como rayo del alma y a lo largo de una serie de años (hasta el 2025 en concreto) la posibilidad de que el Plan se manifieste a través de España existe. 

 

MEDITACIÓN SUGERIDA POR SARAYDARIAN PARA ARIES
Meditación sobre la Distribución del Fuego

 

1.   La Gran Invocación:
2.   OM
3.   Salutaciones al Cristo, la Cabeza de la Jerarquía.
4.   OM
5.   Visualización de un cáliz llameante sobre el altar. Nos acercare­mos, vestidos de blanco, sosteniendo un cáliz dorado en nuestra mano derecha. Lo llenaremos con el fuego líquido y, en nuestra imaginación1 acudiremos a aquellos lugares que necesitan luz, fue­go, purificación y armonía.

a) Comenzando en una ciudad o una montaña, sostendremos nuestros cálices en alto y veremos rayos de ardiente luz que se irradian de nuestros cálices y penetran en la ciudad, el cam­po, la nación o la raza.

b) Luego visualizaremos el mundo en el que están dispersos to­dos nuestros hermanos y hermanas, sosteniendo sus cálices radiantes en sus manos.

c) Dígase el siguiente mantram, al unísono con todos nuestros hermanos y hermanas alrededor del mundo.

El Yo:

Más radiante que el sol,
más puro que la nieve,
más sutil que el éter
es el Yo,
el espíritu dentro de mi corazón;
yo soy ese Yo,
Ese YO soy yo.

d) Veremos todas las radiaciones de todos los cálices que se fun­den y forman un manto de fuego alrededor del planeta, pene­trando en cada forma vida.

6.   Dígase luego el siguiente Mantram de Unificación, imaginando los corazones de todos los hombres que lo dicen con nosotros.

Los hijos de los hombres son uno, y yo soy uno con ellos.

Busco amar, no odiar.
Busco servir, no exigir debido servicio.
Busco curar, no herir.
Que el dolor procure debida recompensa de luz y amor.
Que el Alma controle la forma externa, la vida y todos los acon­tecimientos,
y revele al Amor que subyace en los sucesos de la vida.
Que venga la visión y la intuición;
que el futuro sea revelado.
Que la unión interior se manifieste y desaparezcan las divisiones externas.
Que prevalezca el amor.
Que todos los hombres amen.

7.   OM.
8.   En el centro de la Voluntad de Dios estamos. Nada desviará nuestra voluntad de la Suya.
9.   Permanecer como un rayo de luz; irradiando luz y belleza durante dos minutos.
10. Dígase la Gran Invocación:
11.OM.OM. OM.

Nota:

Esta meditación se basa en la ley que se formula así: "La energía sigue al pensamiento".

Con esta meditación se forma en el planeta una forma de pensa­miento de dispersión del fuego de Aries, y esta forma podrán usarla fuerzas superiores como un efectivo canal para distribuir el fuego de Aries. Adviértase también que nos aproximamos a esta meditación en nombre de Cristo. Mientras resuene el "Mantram de la Unificación", no se olvide la visualización de que toda la humanidad está diciendo ese mantram.

(No se usan especiales pensamientos-semilla porque no queremos moldear la energía en nuestras pautas de pensamiento e imponer nuestras ideas y nuestros conceptos al mundo, sino que queremos ser transmisores puros de este fuego para todos los reinos de la naturale­za).

Ps. Isabella Di Carlo autora de VALORES QUE CURAN - Anahata Ediciones www.anahataediciones.com

Los contenidos de este sitio pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.nuevagaia.com
Sitio hecho por www.caminosalser.com