NuevaGaia  

Buenos Aires del 12 al 14 de Mayo

En Santiago de Chile - 9 al 11 de Junio

SANACION RECONECTIVA
 >>Crecimiento Interior
 

  Géminis: Tres días preparatorios – I AMOR

Géminis: Tres días preparatorios - I AMOR

En los tres días anteriores al Festival de la Humanidad, Luna Llena de Géminis, Cristo a la cabeza de la Jerarquía realiza tres solemnes ceremonias preparatorias. Ceremonias en las que podemos participar, ceremonias a las que estamos llamados. Es de crucial importancia seguir el mismo procedimiento que la Jerarquía. Todo énfasis en prepararnos, en crear el campo adecuado para recibir la energía en su estado puro (a través de nuestra elevación reflexionando sobre los temas indicados, meditando) es poco. La oportunidad de sanarnos, vitalizarnos, iluminarnos a través de la energía del amor, disponible en estos días como en ningún otro momento, hace de esta oportunidad un momento muy especial, trascendente, privilegiado.

Para la mejor preparación es recomendable empezar nuestras reuniones grupales tres días antes del día del plenilunio siguiendo la siguiente secuencia:

Primer día: meditamos y reflexionamos sobre el significado del amor.

Segundo día: meditamos y reflexionamos sobre el significado de la Resurrección 

Tercer día: meditamos y reflexionamos sobre el significado del Contacto

 

Cuarto día, el de la Luna Llena: se produce la liberación de la energía emanada en Tauro, que una vez  fusionada y transmutada se ha convertido en la energía de Buena Voluntad.

 

El proceso completo es el siguiente:

En la Ceremonia del Primer Día la energía de Aries - se funde con la energía del Amor y la de la Restauración.

En la Ceremonia del Segundo Día la energía de Tauro se funde con la energía de la Resurrección y la voluntad de Iluminación.

En la Ceremonia del Tercer Día la energía de Géminis se funde con la energía de Contacto-Reconstrucción.

 

Veamos algunos comentarios del Maestro Tibetano respecto de este momento:

Quisiera que todos los que desean reunirse en estos Festivales traten de hacerlo subjetivamente (dondequiera se encuentren) y participen inteligentemente en las ceremonias descritas. Les pediría a todos que piensen, utilicen la imaginación y actúen como si fueran dis­cípulos aceptados, o por lo menos que están en la periferia de al­gún ashrama.

 

En verdad, los invito en nombre de la Jerarquía a participar de Su antiguo tra­bajo y no a que -como en el pasado- asuman la parte de obser­vadores interesados. Les prevengo que si logran participar en alguna medida, será necesario protegerse del sobreestímulo y dar los pasos inteligentes para emplear, en bien de la humanidad, la energía que se les haya confiado.

Los exhorto a asumir la responsabilidad de la distribución de la Invocación en escala tan grande como sea posible y en todos los países. Es de gran poder, y cuando la empleen los hombres de todas las creencias podrán ayudar en el proceso de evitar la guerra. Les pido también que hagan posible la amplia distribu­ción de mi libro Los Problemas de la Humanidad, porque fortalecerá las manos de quienes ya tratan de solucionar estos proble­mas y llama la atención sobre la necesidad de solucionarlos a quie­nes aún no han despertado. Pido la ayuda y espero su decisión.

 

Que Aquel a Quien servimos pueda estar más cerca que nun­ca de nosotros, que el trabajo de establecer rectas relaciones humanas pueda continuar a grandes pasos y que la luz y el amor afluyan, desde Shamballa y la Jerarquía, sobre todos los que aman a sus semejantes, es el ansioso deseo, conjuntamente con mi ben­dición para ustedes, en este período de voluntad al bien.*

* NOTA DE ALICE BAILEY: El Tibetano me ha pedido aclarar que cuando él habla del Cristo, se refiere al nombre que se le da como Guía de la Jerarquía. El Cristo trabaja para todos los hombres, sin distinción de creencias; no pertenece al mundo cristiano como tampoco al budista, al mahometano o cualquier otra creencia. Nadie tiene necesidad de unirse a la Iglesia Cristiana para estar afiliado al Cristo. Lo que. se exige es amar al semejante, llevar una vida disciplinada, reconocer la divinidad en todos los credos y todos los seres, y regir su vida diaria con Amor. A.A.B.

 

  • 1. La nota clave de la Resurrección, poniendo el énfasis sobre la nueva vivencia, el Cristo viviente, y esa "vida más abundante" que la guerra hizo posible, obligando a retornar a los verdaderos valores.
  • 2. La nota clave del Contacto, de una relación más estrecha entre Cristo y Su pueblo y entre la Jerarquía y la Huma­nidad.

 

 

PRIMER DÍA: EL AMOR

" El Festival de junio, Géminis, que es especialmente el del Cristo y que hace resaltar Su relación con la humanidad, abarca en realidad tres días enteros, cada uno con una nota clave distinta:

La nota clave del Amor en su sentido jerárquico -libre de sentimiento, emoción y énfasis personal- amor que se sacrifica y comprende, actúa con fortaleza y decisión y trabaja en bien del todo y no en interés de cualquier grupo o individuo".  LA EXTERIORIZACIÓN DE LA JERARQUÍA  pags 474 a 476:

1. El amor abre nuestro centro del corazón, y el influjo de la energía de la vida crece dentro de nosotros. Es el supremo alimento para nuestro espíritu. El amor alimenta a toda la existencia.

2. El amor nos hace ver la belleza en cada ser humano, en toda la naturaleza. Ningún hombre puede ver la belleza sin tener amor en su corazón. La belleza es la manifestaci6n del amor verdadero. Si en cualquier tiempo advertimos que vemos más belleza en otros seres humanos, eso significa que la energía del amor está creciendo en nosotros. La mayor parte del tiempo carecemos de energía porque hacemos algo contra el amor.

3. El amor aparta de nuestro ser a los celos ocultos, disolviéndolos. Los celos envenenan todo nuestro organismo, y son la causa de muchas enfermedades. Donde hay celos, el amor se intoxica y paraliza. Cuando vence­mos a los celos, entramos en contacto con el amor divino por doquier y en todo. Los celos nos hacen ansiar siempre posiciones y bienes, a expensas de los demás.

4. El amor hace que no hablemos de las debilidades de los de­más, ni revelemos asuntos privados de nadie. Si algo nos preocupa podemos dirigimos directamente al individuo que corresponda y preguntarle. Cuando amamos, no nos convertimos en jueces, por el contrario, siempre que no es posible ayudamos a los atacados sin he­rir a los demás. El amor es paciente, y muy a me­nudo espera ver la victoria del Alma, inclusive en condiciones ad­versas.

5. El amor nos torna humildes y extremadamente respetuosos de los que nos guían en el sendero espiritual. El amor genera el hon­do espíritu de gratitud.

6. El amor nos hace intuitivos. Las personas que más aman son las más intuitivas. El fuego del amor purifica los planos mental y emocional, y las ideas intuitivas, las visiones y las revelaciones se graban y reflejan claramente en el espejo de la mente superior sin distorsión. El amor es la Presencia Unica en todo. Cuando somos amor, esta­mos verdaderamente en todo, en todas partes. Nada puede ocultár­senos. De esta manera, el amor es el camino real de la omnisciencia y la omnipresencia.

7. El amor construye una coraza protectora alrededor de noso­tros. Las fuerzas tenebrosas, las formas feas de pensamiento, las des­tructivas intenciones de los demás no pueden penetrar en nuestros vehículos y causar trastornos si construimos esa coraza. Nadie podrá poseer ni obsesionar a un hombre que realmente ame o esté lleno de amor. El amor es totalmente vasto. Cuando nuestro amor es inclusi­vo, jamás tendremos miedo a la magia negra, a la brujería, a las crí­ticas, a las malas intenciones y planes de los demás.

8. El amor aumenta nuestro empeño en procura de la perfección, y nuestro entusiasmo por servir a los demás para que progresen y se desarrollen. Quienes aman omiten gradualmente toda acción, toda emoción y todo pensamiento que no estén en armonía con la belle­za, la bondad y la verdad, y tienen una creciente sed de conocimien­to, realización, comprensión y servicio. Cuanto mayor sea nuestro amor, mayor será nuestro servicio. El servicio verdadero es la mani­festación del amor. El amor nos impulsa hacia la perfección y forta­lece nuestro espíritu para guiar a los demás por el sendero de su evo­lución.

9. Quien ama no puede ser herido ni ser susceptible. Siempre que nos sentimos heridos o susceptibles sabemos que no somos per­fectos en nuestro amor. Cuando somos perfectos en el amor nadie puede herimos. Irradiamos amor y aceptamos al prójimo como es. Amamos y tomamos contacto con la divinidad en el prójimo. Aun­que un hombre nos cause problemas, vemos los resultados positivos de lo que promovió dentro de nosotros y estamos agradecidos. I

10. El amor aumenta nuestra creatividad. Los grandes creadores son personas que aman grandemente. Irradian amor a todos. El amor les hace entender a las estrellas, al arco iris, a los océanos y ríos, a los árboles y flores, a las aves y los animales, a los seres hu­manos y la vida. La creatividad es un esfuerzo para traducir esta comprensión de to­dos los aspectos de la naturaleza, a través del color, la música, los movimientos, las palabras, las formas e invenciones. La creatividad es un esfuerzo por ayudar a que la gran Vida se manifieste más allá. El que crea es el amor. La Divinidad que está dentro de nosotros se manifiesta a través del amor.

11. El amor nos armoniza con la Jerarquía. Nadie puede tras­poner los portales de la Jerarquía, de la enseñanza de los grandes Maestros, sin que el amor le escude y le inflame. El escudo nos pro­tege en nuestro trayecto hacia ese portal, y la llama del amor lo abre. Los miembros de la Jerarquía se llaman Señores de la Compasión. La Compasión es el fuego, y nadie puede atravesar el fuego sin que la llama del amor lo purifique. El Maestro Djwhal Khul dice: "Mediante la pura luz del amor mutuo, podréis acercaros a mí y a los Maestros en el aspecto subje­tivo de la vida y llegar más rápidamente al Portal que se abre en el camino iluminado."

12. El amor nos convierte en colaboradores de Cristo y en fuen­te viva de la corriente de amor que el corazón del Sol derrama. Para trabajar con Cristo debemos tener un amor vasto, un amor que per­sista, perdone y ayude. Cristo es la encarnación del principio del amor cósmico. Quienes viven una vida de amor son colaboradores de Cristo y porque están cerca de El, se les revela gradualmente el Plan, el Propósito y la grandiosidad de la Vida espiritual. Cristo es el Ingeniero del mundo único, de la humanidad única. El trabaja en pro de la transfiguración de la humanidad y en pro de la resurrección de sus asociados.

El Maestro Djwhal Khul, al hablar acerca del amor, dice: "Cuan­do El venga a fines de este siglo y haga sentir Su poder, lo hará como El Maestro del Amor y de la Unidad, y la nota clave que pulsará será la regeneración  a través del amor derramado en todos". Tratado de Fuego Cósmico.

¿Como podremos trabajar con El si nuestros pensamientos, emociones y acciones no están purificados por el fuego del amor? Para ser un colaborador del Ingeniero mayor de la humanidad, es necesario experimentar una quíntuple purificación de:

1. Motivos

2. Pensamientos

3. Emociones

4. Cuerpo físico

5. Expresiones

 

Luego que Cristo hable del amor, genera la energía del amor y carga a los miembros de toda la Jerarquía con el fuego de un amor mayor, que podemos realizar cuando seamos uno de Ellos.

Así, la energía del amor se encauza, un año tras otro, dentro del contaminado lago de la vida humana, y nuestro sistema de comunica­ciones del mundo anuncia principalmente los fracasos del amor y de la comprensión. Pero la energía del amor está creando milagros en millones de personas y grupos. Todos cuantos procuran ayudar a ele­var a los demás, servir, iluminar, unificar, crear belleza, alegría y re­laciones humanas correctas, son las flores de la corriente de la ener­gía del amor.

 

Isabella Di Carlo 

Síntesis de los textos: Exteriorización de la Jerarquía,  de Dhual Khul;  y Sintonía del Zodíaco, de Torkom Saraydarian

 


Los contenidos de este sitio pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.nuevagaia.com
Sitio hecho por www.caminosalser.com