NuevaGaia  

Buenos Aires del 25 al 27 de Agosto

En Santiago de Chile - 18 al 20 de Agosto

SANACION RECONECTIVA
 >>Crecimiento Interior
 

  De su Mano

De Su mano

De Su mano la vida entera,
él es la música,
el son al que la creación danza su danza.

Nada real llega sin él,
sin él nada permanece, nada parte,
nada muta, nada nace.
En él, la dulce locura de la danza.

Locura de lágrimas vivas tejida,
locura de arder en carne viva,
en una hoguera que ni da tregua, ni la pide.

De Su mano no hay Montescos ni Capuletos
sólo fuego a flor de piel,
miradas crepitando,
cuerpos habitando más allá de los cuerpos,
destinos de espadas y de miel.

Locura de lágrimas vivas tejida,
locura de arder en carne viva
hasta las cenizas.
Cenizas encendidas de lotos y ternura,
ternura que nos lleva sin aviso a la otra orilla,
allí donde lo personal alumbra a lo gigante.

Y el corazón gime con dolores de parto
y se dilata,
y se expande,
y grita
y se estremece
y se vuelve a expandir
en oleadas que no piden permiso,
que llegan como llega la primavera
y sin rubor lo estallan.
Y lo gigante le cabe
y descansa.

Lo gigante no teme al temor,
y no se ciñe a la pasión de dos.
Lo gigante no pretende controlar,
no busca poseer,
no teme perder.

Allí en la orilla de su descanso
el corazón gigante es un pequeño faro
que alumbra con luz de su sangre
los naufragios que no han de ser.

Más de Su mano, nada permanece más allá de su tiempo
y al tiempo del descanso,
el de las cenizas encendidas de lotos y ternura,
le sucede el ardor de una más loca locura.

De la mano del Amor
la locura loca del Amor del Alma.
Ese Amor impersonal intensa y personalmente sentido
que nos lleva a anhelar lo eterno,
atrapados en el polvo que regresará al polvo.
Ese amor impersonal intensa y personalmente sentido
que es sed de universo en este corazón pequeñito.
Ese Amor impersonal intensa y personalmente sentido
que es devoción por Él en este altar tan vacío.

De la mano del Amor la agonía del Amor
sin aviso nos lleva a la otra orilla,
allí donde lo impersonal alumbra a lo gigante.

Y el corazón gime con dolores de parto
y se dilata,
y se expande,
y grita
y se estremece
y se vuelve a expandir
en oleadas que no piden permiso,
que llegan como llega la primavera
y sin rubor lo estallan.
Y lo gigante le cabe
y por fin descansa.

Isabella Di Carlo.
(dias previos a Festival de Géminis de 2010)


Los contenidos de este sitio pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.nuevagaia.com
Sitio hecho por www.caminosalser.com