NuevaGaia  

Buenos Aires del 25 al 27 de Agosto

En Santiago de Chile - 18 al 20 de Agosto

SANACION RECONECTIVA
 >>Trabajadores de la Luz
 

  El comienzo del camino

El comienzo del camino

"Para poder ofrecerme al mundo
antes debo poseerme a mí".

¿Donde empieza el camino un trabajador de la luz?
¿En qué punto de este río infinito en el que navegamos se encuentra el hilo primordial de tan noble misión? Ante todo, un trabajador de la luz es un ser que nace desde su interior, por eso y sobre todas las cosas, nunca debe dejar de enfocarse en si mismo. ¿Para que? para encontrarse y mantener su luz. Esto es similar a una lupa que al concentrar en un punto la luz crea el fuego necesario que dará origen a un movimiento, como una maquina a vapor. En este caso un movimiento espiritual. Centrándose en el y sus necesidades, es el modo de empezar a andar el camino y de mantenerse andando un trabajador de a luz. Hay mucha confusión en este punto y esta fue originada por una mala educación en lo espiritual. Debemos saber que llevamos la fuente de luz en nuestro interior y que necesita ser avivada por nosotros. Es imposible dar si estamos llenos de bruma vacía y temor, no podremos ver lo que somos ni discernir el camino por delante si la luz es débil. Iluminarse es enfocarse sobre si mismo, esto genera un sentir único que al aceptarlo nos revelara el conocimiento de nuestra verdadera esencia: Que somos seres de luz infinitos y que esa luz es libre y solo puede ser alimentada por el amor a todo lo que nos rodea, sin olvidar nunca que nuestro prójimo más cercano seremos siempre nosotros mismos.
Por esto el camino comienza por uno mismo, por darse luz primero a si mismo.

¿Cuáles son los principales obstáculos del camino?
El principal error que un trabajador de la luz comete la mayoría de las veces es no saber donde empieza su camino, debido a la presencia de dos malas influencias en él: el Ego y la dualidad.
Antes de iniciar el camino se nos presenta de guía alguien inexperto, mentiroso y temeroso que en verdad no sabe lo que quiere y ni siquiera dónde está el camino. Es el ego y por su guía caemos en el abismo de la dualidad y confusión de virtudes como la falsa caridad de querer dar luz sin alimentarla primero en nuestro interior. Nuestra luz no nace de ningún otro lugar más allá de nosotros. La falsa humildad es la mayor trampa en la que caen los trabajadores de la luz y es otra falta por la mala educación espiritual que recibimos. La falsa humildad es sentirse no merecedor de la luz divina que ya llevamos dentro por naturaleza y creer que solo es digno un ser superior frente al cual solo somos escoria. De esta forma lo único que obtenemos es convertirnos en parias del universo, que olvidaron el camino de regreso al hogar. Esta es la verdadera blasfemia: Negar nuestra propia naturaleza divina y el ego lo hace.
La dualidad es creer que yo soy alguien separado de aquel que observo y que mi camino no tiene nada que ver con el suyo y que mi bienestar es a pesar de su malestar y que yo puedo ser superior a el. Esto nos vuelve parciales y frágiles y no nos permite alcanzar la verdadera experiencia del amor; Fundirnos con dios, la luz infinita, el amor total. Es imposible superar el miedo a la muerte y alcanzar la inmortalidad sin vencer al ego y la dualidad.

El centro de poder de cada ser: El verdadero guía del camino.
Lo que nos conecta con el todo infinito de posibilidades y verdadero guía del camino es el corazón.
El corazón es el ángel de la guarda físico que se nos dio en este mundo.
Una fábula maravillosa dice que cuando se encuentra el verdadero camino, el caminante no lo ve, lo siente, y esto ocurre cuando al viajero de tanto buscar se le despierta un nuevo sentido que le permite "ver" su camino; eso, es la sensibilidad a si mismo. Esta le permite conectarse y comprender todo de una manera nueva. El camino empieza en el corazón, en el sentir cada vez más el pulso de la vida. Los japoneses llaman a esto: la sensación de sentirse vivo, porque es como si fuese un sentido, el más importante. Éste es el verdadero sentido de orientación del camino, ¿cómo sabremos si estamos en el buen camino? Haciendo lo que nos apasiona, lo que hace latir fuerte a nuestro corazón y hace sentir plenos. Una antigua frase dice: "Haz lo que tu corazón te pide y el te dará lo que tu le pidas". Esto nos permitirá sentirnos vivos y conectados, desde lo que hacemos, con el todo. Esto posibilitara que despertemos el recuerdo de si. El recuerdo de quienes somos en verdad.

"Trabajamos para la evolución del universo, ayudando a la raza humana. Esto lo hacemos posible dando luz a cada hombre que se acerca a nosotros, pero todo comienza en el mismo lugar, enfocándonos en nosotros mismos. El camino de sanación empieza sanándonos a nosotros mismos, dándonos un propósito, un sentido a nuestra vida, esto es amarse a si mismo."


Los contenidos de este sitio pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.nuevagaia.com
Sitio hecho por www.caminosalser.com