NuevaGaia  

Buenos Aires del 12 al 14 de Mayo

En Santiago de Chile - 9 al 11 de Junio

SANACION RECONECTIVA
 >>Crecimiento Interior
 

  Plenilunio de CANCER - Por Isabella Di Carlo

Plenilunio de CANCER

HORARIO PARA EL 2010 -
SÁBADO 26 DE JULIO A LAS 11.31 GMT

La nota clave de Cáncer es "construyo una casa iluminada y en ella habito". Hay siete planos de existencia que se corresponden con siete cuerpos que construimos y perfeccionamos gradualmente. Renovamos todos los átomos de nuestro cuerpo en un año, la mucosa de nuestro estómago es diferente de la que teníamos ayer, ya se ha renovado por completo, nuestros ojos no son los de hace un año, ninguno de sus átomos estaba entonces, ni estará aquí el próximo verano. Tampoco son las mismas estas manos con las que hoy sostenemos estas páginas y acariciamos.

La colosal ingeniería requerida para estos procesos de constante renovación en el plano físico se da sin necesidad alguna de atención por nuestra parte, simplemente sucede porque el séptimo plano, (se numera como 1 al más sutil y como séptimo al más denso) el plano físico, al ser el más antiguo es el que más dominamos.

También cambian en el sexto cuerpo, el emocional y en el quinto, el mental los contenidos, pero dicho cambio requiere de un proceso de consciente, enfocada y persistente voluntad si ha de ser un cambio hacia un orden y coherencia creciente. Ese proceso, el de cambiar eligiendo el cambio; el de navegar siendo los capitanes de nuestro destino, el de timonear nuestra vida, es el proceso de construir la casa iluminada.

Si hemos realizado las tres Meditaciones iniciales, contaremos con la energía de la Luz (Tauro) y la Voluntad (Aries) fusionadas al Amor (Géminis) y liberadas como Buena Voluntad como "materiales" para construir en Cáncer el paso del intelecto a la intuición. Funcionar con la intuición supone acceder al cuarto cuerpo o cuerpo Búdico, es allí donde podemos encontrarnos "a mitad de camino" con el Maestro, es allí donde en cada Meditación de Luna Llena Él nos espera. Cada signo añade un eslabón a una cadena perfectamente coordinada, de tal forma que sólo respetando la secuencia total se realiza un trabajo correcto.

CAPITANES DE NUESTRO DESTINO

La nota clave del cuarto trabajo no es "encuentro una casa y en ella habito", o "heredo una casa y en ella habito" es construyo una casa. Cáncer es el signo que alude al pasado, a lo heredado, a la familia, a los orígenes; nuestro verdadero trabajo con nuestros orígenes es el de pasar todas las influencias recibidas por el tamiz del discernimiento para conservar aquellas que están en línea correcta con nuestra esencia y desprendernos mediante la desidentificación de todas las que no lo están. Asumir esa tarea es responsabilizarnos por completo de nuestra identidad, es dejar de culpar a mamá y a papá, dejar de escudarnos en lo ocurrido y en lo no ocurrido y tomando lo que tenemos y lo que nos falta asumirnos. Asumirnos es saber que más allá de todo, con todo y por todo podemos crecer y creciendo liberarnos, y liberándonos encontrar a quienes sueñas como nosotros con un hogar luminoso. Asumirnos es asumir nuestro mundo emocional y llorar por el amor que nos faltó, el que pedíamos y no llegó jamás, el que soñábamos acurrucados en nuestra camita inocente, porque llorando nos descongelamos. Asumirnos es respirar hondo hoy por todas aquellas veces que el miedo congeló en nuestra infancia el diafragma y generó nuestras corazas, y saber que podemos respirar luz y exhalarla y sentir que ninguna cadena es perpetua. Asumirnos es jugar hoy con el cachorro que con toda confianza nos ofrece su panza para las caricias y ser cachorro, entrega y caricia y recuperar la frescura de la infancia. Esa, la de asumirnos como sinónimo de liberarnos de nuestro pasado, es la labor que se ve favorecida este mes.

LA MORADA DE LA LUZ

No es cualquier casa sino una casa iluminada la que debemos construir. Sólo una casa iluminada nos protege sin aislarnos, nos regenera y nos permite ser verdaderamente hospitalarios. Una casa iluminada es un templo, en un templo todo es sagrado. La vida vivida espiritualmente es el arte de ver lo sagrado en todas las cosas.

El templo de nuestros cuerpos se construye con nuestras acciones, sentimientos y pensamientos cotidianos. El cuerpo físico se purifica y perfecciona no sólo con una dieta sana y un correcto ejercicio, sino con un cuerpo emocional sano. El 70 % de las enfermedades se deben a problemas emocionales y no a la dieta o la actividad física. Siempre podemos cuidar de un cuerpo cuidando del inmediato superior. Cuidamos el cuerpo emocional transmutando todo deseo en aspiración, la aspiración es el plano superior del deseo, en la aspiración se ha dejado atrás toda connotación egoísta y todo apego, en la aspiración se entra en el plano del amor. Toda emoción tiene un correlato superior, un valor, una virtud, la psicología del alma, la psicología que veremos nacer ahora será la que se ocupe de las emociones positivas, la meditación es una vía regia para lograr esa transformación. Cuidamos del cuerpo mental empleando nuestra inteligencia, nuestra voluntad en pro del bien común, el mayor riesgo del cuerpo mental es el orgullo y el mal uso del poder.

¿De dónde proviene la luz? De Dios trascendente y de Dios inmanente. Empleamos la luz que liberó Cristo en el Festival de Géminis, la luz que la Jerarquía distribuye en el instante de alineación del sol con la constelación de Cáncer y la luz de nuestra propia alma. Si logramos enraizarnos en nuestro propio ser, experimentamos una seguridad natural, plena, absoluta, la misma seguridad que tiene un niño en el abrazo amoroso de su madre. Podemos en Cáncer aprender a ser una buena madre para nosotros y para los otros. Podemos nutrirnos de las energías disponibles para elevar nuestras emociones y percibir nuestra esencia, contactar con nuestro ser. Sólo la confianza que da sentir que somos alguien único, valioso, original sitúa los problemas múltiples de la vida cotidiana en su justa perspectiva; sólo en contacto con lo profundo en nosotros podemos ser una luz que no se apaga.

¿Cómo incrementar nuestra luz? Dándola. Durante el mes de Cáncer podemos incrementar nuestra tendencia a ser una "buena madre" es decir, nutrir, proteger, alentar, comprender a otros. Si lo hacemos las virtudes de la empatía, la sensibilidad, el discernimiento, la generosidad, la abnegación, la capacidad de sacrificio, la perseverancia aumentan en nosotros. Es con nuestras virtudes que se construye el templo.

Que nuestro campo emocional sea una morada luminosa para otros, que nuestra casa sea un hogar cálido para todos los que desean progresar en el sendero de su perfeccionamiento, que nuestra mirada sea un abrazo tierno para todo el que se cruza en nuestro camino.

DEPENDENCIA - INDEPENDENCIA - INTERPDEPENDENCIA

La secuencia básica del desarrollo de la consciencia humana va de la dependencia, a la independencia, a la interdependencia; Cáncer tiene una gran relación con esta secuencia ya que en sí mismo es el signo que rige la consciencia de masas, es decir ese estadio en que aún se es influenciable, dependiente. En su relación con el signo siguiente Leo está la clave del acceso a la independencia, expresada plenamente en el quinto signo, y en su relación con su signo opuesto Capricornio está la visión del iniciado que enfocado en el alma comprende que la humanidad es una y tiene consciencia grupal.

Gran parte de la humanidad tiende aún a ser dependiente de numerosas formas, sin embargo hoy has más personas autoconscientes que nunca. El siguiente paso, pasar de la autoafirmación individual egoísta (que oprime a los dependientes) a una autoafirmación luminosa (en donde me realizo si sirvo al bien común), es el que miles están dando. Ese paso cambiará la faz de la tierra. A ese espectáculo asistimos hoy, con ello podemos colaborar, en ello estamos.

Aún hay naciones dependientes, muchas naciones se encuentran ahora en la etapa de independencia, y muchas ya llevan tiempo siendo independientes y están esforzándose por alcanzar una plena comprensión de la naturaleza de la interdependencia, de la interrelación y de la participación planetaria. En Naciones Unidas hay una sala de meditación en la que se trabaja con las meditaciones de luna llena de forma sistemática, muchos líderes mundiales desean alcanzar la cooperación y comprenden que hay un plan de luz para la tierra. En el signo de Cáncer podemos sembrar en nuestra mente y nuestro corazón la idea de un mundo que comprende la realidad básica de la hermandad, un mundo de cooperación y integración. La labor que queda por delante es gigantesca, sin embargo lo grande de la tarea no puede disuadirnos, porque la gloria de la meta merece cada gota de nuestra sangre.


EL INSTINTO, EL INTELECTO Y LA INTUICIÓN

La lección básica del trabajo que todos debemos realizar en Cáncer es para quienes aún están en la fase de dependencia pasar del instinto al intelecto y para quienes son independientes, autoconscientes, pasar del intelecto a la intuición. Comparado a la intuición, incluso el intelecto más brillante es una prisión. La intuición es un saber total que viene del plano del espíritu y que sólo se alcanza cuando hay amor en el corazón, es decir cuando hay comprensión. Como dice Jorge Carvajal "el intelecto es una ráfaga de luz que ilumina el pensamiento dejando oscuro el corazón para vivir". Nuestro mundo actual está en desorden, es crónicamente testarudo, es obtusamente materialista y se reitera en sus conflictos, no por falta de intelecto, inteligentes sí somos, sino por falta de corazón. No hemos llevado la luz al corazón, no tenemos comprensión, aún somos egoístas y el ascenso a una actitud superior, una actitud que tenga como norte el bien común, la actitud del alma, es más imperativa hoy que nunca.


LAS ENERGÍAS DISPONIBLES EN CANCER

Tenemos el Tercer, Cuarto, Sexto y Séptimo Rayos disponibles para la construcción de nuestra casa.
Cáncer nos da la sabiduría del Tercer Rayo, conocido como El Arquitecto, El Constructor. Es con esta energía que la sustancia de la luz, el amor y el poder se reúne en las esferas superiores para la construcción de nuestro cuerpo de luz. Cuando el Sol transita el signo de Cáncer debemos reflexionar diariamente sobre que acciones, emociones y pensamientos tenemos, pues con ellos construimos nuestra casa, es decir nuestro carácter. No hay nada más espiritual que construir un buen carácter.

La construcción progresa de encarnación en encarnación, en este sentido Cáncer que nos remite al pasado, a los orígenes, y a la familia, (especialmente a la madre), nos señala algo esencial que con demasiada frecuencia pasamos por alto. Somos herederos de nosotros mismos, hijos de nosotros mismos. Nuestras virtudes actuales son el fruto de nuestros logros previos, nuestras limitaciones actuales son el fiel reflejo del trabajo que aún no ha sido efectuado. Nada de lo que conquistamos se pierde, cada piedra que colocamos en el templo está a nuestra disposición para siempre, hemos traído a esta vida cada piedra de nuestra casa, nos llevaremos de esta vida cada nueva piedra que cada nueva pared, cada nueva columna que sepamos construir. No somos nuestro nombre, ni nuestro dinero, ni nuestra profesión, somos nuestra casa iluminada.

El cuarto rayo, simbolizado por la luna, tiene importantísimo papel que representar en la cons¬trucción de la casa. Se llama la Trompeta del Señor que advierte acer¬ca del enemigo, nos llama al trabajo, y crea la voluntad de armonizar y relacionar. Una buena construcción es el resultado de la armonía y de la proporción correcta.

El sexto rayo procedente de Neptuno, un planeta sagrado, (regente esotérico de Cancer) se conoce como El Picape¬drero, él también ayuda a construir el templo. Lo hace creando en nosotros "la voluntad de causar". Causar significa ser una causa, no un efecto. Ser una causa significa ser el Yo y no los cuer¬pos. Esta energía rompe las piedras de la personalidad y libera al es¬píritu oculto o cautivo en las piedras. Una vez rotas las piedras de la personalidad este rayo conduce al Alma hacia los Doce. Se torna conscientemente sensible a las energías del zodíaco y usa estas energías para construir su casa sobre el plano intuitivo.

Cáncer tiene también el séptimo rayo que se llama: "El Creador de la Forma", "Quien alimenta al Fuego sagrado", o "EI Revelador de la Belleza". El discípulo es quien trabaja creando conscientemente la forma, quien trata de ali¬mentar el Fuego sagrado o la Luz sagrada, y quien procura manifestar a la Luz como belleza.
Con la energía del séptimo rayo creamos un campo de servicio, alimentamos el fuego sagrado del entusiasmo, y revelamos la Belleza interior. La belleza interior es Cristo en nuestra vida, una vez que un hombre llega a ser Alma viva consciente, se celebra un matrimonio, una fusión mística con Cristo, uno de los discípulos reveló este secreto diciendo: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí."

LA MEDITACION SUGERIDA PARA LA LUNA LLENA DE CANCER:

1. Realizar un OM.
2. Decir en voz alta la Gran Invocación.
3. Visualizar una estrella de cinco puntas anaranjada o azul.
4. OM.
5. Visualizar nuestros diferentes cuerpos inundándose de la energía del amor (en color azul índigo) y transformarse hasta quedar sólo constituidos por dicha energía. Empezar con nuestro cuerpo energético mental, seguir con el emocional, y terminar con el físico etérico.
6. Decir en voz alta el Mantram de unificación:
"Los hijos de los hombres son uno solo y yo soy uno con ellos. Busco amar y no odiar: Busco servir, no exigir debido servicio: Busco curar, no herir. Que el dolor aporte el debido premio de la luz y el amor. Que el alma controle a la forma externa. Y a la vida y a todos los acontecimientos, y revele al amor, que subyace en los sucesos del tiempo. Que lleguen la visión y la intuición. Que se revele el futuro. Que se demuestre la unión interior y desaparezcan las divisiones. Que prevalezca el amor. Que todos los hombres amen."
7. Meditar sobre el pensamiento semilla por lo menos durante quince minutos: "construí una casa iluminada y allí habitó".
8. OM.
9. Reflexionar durante cinco minutos cómo desarrollar una conciencia masiva, que permita comprender la unidad con toda la humanidad, lo que logrará disminuir el dolor en el planeta.
10. OM.
11. Decir nuevamente la Gran Invocación.
12. OM, OM, OM.
La luna llena es una oportunidad especial para hacer que la realidad del alma y la experiencia y el amor de los guías de la raza se haga evidente en nuestra vida cotidiana, para lograr que nuestro ser evolucione y nuestros compañeros de viaje se beneficien de este logro.


Bibliografía:
- Huber, Louise - LOS SIGNOS DEL ZODÍACO - API Ediciones.
- Bailey, Alice A. Tratado sobre los 7 rayos, tomos III-IV. Editorial Kier, Saraydarian, Torkom. Sinfonía del zodiaco. Editorial Kier,

 

Actualmente la construcción de la casa iluminada se está dando por doquier y a gran paso. Son tiempos de singular intensidad. Cáncer este año coincide con una Cruz Cósmica en los cielos, la Cruz Cardinal. Remitimos al lector al artículo que corresponde. Podemos contribuir a la realización del Plan de luz y amor por medio de la meditación y el pensamiento reflexivo en días de Luna Llena.

La forma más efectiva de cooperar con las Fuerzas de la Luz para abrir el camino hacia un futuro mejor es, sobre todo, el uso y distribución crecientes de la Gran Invocación. La Invocación fue dada a la humanidad como instrumento de servicio y está ya efectuando cambios en la conciencia humana. Es una forma de servicio tan sencilla y obvia que su tremendo poder espiritual podría pasarse por alto.

 

 


Los contenidos de este sitio pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.nuevagaia.com
Sitio hecho por www.caminosalser.com